Inversión

Inversión, rescata el 2020 con una nueva propiedad

Aprovechar uno de los años más desafiantes en la historias para convertirlo en un proyecto sólido de inversión es posible. Haz que valga el año y apuesta por el último trimestre del año a tu favor.

14/10/2020

Sin duda alguna, 2020 será recordado como uno de los años más complejos y desafiantes desde prácticamente todas las aristas posible en el mundo entero: social, política, financiera, incluso psicológica y ambientalmente. La pandemia no ha pasado desapercibida en términos de negocios e inversiones, y si bien se repite con frecuencia que fue un “mal año”, esta máxima no es aplicable para quienes han sabido ver las oportunidades en tiempos de crisis. 


Dentro de los estragos y efectos negativos, rescatar el año durante la recta final no sólo es posible, sino sumamente viable, rentable y recomendable. Y no nos referimos sólo a las compras de oportunidad inmediatas, la reciente necesidad de digitalización de los negocios o la constante reinvención de las industrias ante una caída en la demanda. Hablamos de una inversión sólida, segura y sumamente conveniente. 


Con el fin de año vienen buenas oportunidades en materia de aguinaldos, bonos, inversiones y movimientos financieros a futuro, que aprovechan los movimientos bursátiles y se buscan activos que sean viables y fiables. Uno de ello definitivamente son los bienes raíces, rubro que además de su segura plusvalía, también ha construido un terreno accesible a la inversión en función de la baja en las tasas de interés y las condiciones flexibles que proporcionan los bancos en materia de créditos y facilidades de financiamiento, proyectando rendimientos atractivos a futuro.


Además, los tiempos de pandemia han estimulado que este tipo de inversiones se dé en mejores términos; al tiempo que vivimos tiempos en los que se recomienda mayor atención y cautela, la decisión de compra sobre las mejores opciones es un deber de mejor focalización de los beneficios, apostando la adquisición de inmuebles dentro de proyectos modernos, integrales y seguros a lo largo y ancho de su oferta puntual. 


En este sentido, y si bien estamos ante un sector que seguirá en franco ascenso y desarrollo durante los próximos años, invertir en una propiedad nos demanda estar pendientes a variables muy particulares, tales como vigilar el tipo de cambio, inflación, tasa de interés y métricas de riesgo, lo cual nos permitirá delinear mejor nuestros escenarios en lo inmediato, así como en el mediano y largo plazo.


Adquirir una propiedad es mantener vivo nuestro dinero, en constante movimiento, en edificar un soporte ante una eventualidad, emergencia o contingencia como la que precisamente vivimos en la actualidad, una inversión tangible y con rendimientos asegurados. 


Poca volatilidad, buena rentabilidad, capital a futuro y valorización. Este año puedes cambiar el rumbo y la idea de un “año perdido” para aprovechar el escenario inmobiliario y beneficiarte con una propiedad, que además te puede dar puntos extra de ganancia si aprovechas las opciones más vanguardistas, que integran una seguridad superior, así como amenidades y prestaciones con zonas deportivas, infantiles y de trabajo, entre otras; todo a la medida de los gustos y necesidades del comprador futuro: tú. 


Es momento de aprovechar esa última curva trimestral del año y multiplicar el valor de tu dinero.